El pasado 30 de diciembre de 2020 el BOE publicó la LOMLOE, Ley Orgánica 3/2020 de 29 de diciembre sobre Educación (AQUÍ). Esta nueva normativa deroga la actual LOMCE y modifica la LOE de 2006 introduciendo cambios en las etapas obligatorias y superiores.

En líneas generales propone una educación que conciencie sobre la sostenibilidad ambiental; hace hincapié en la importancia de las nuevas tecnologías y su influencia en la sociedad actual; elimina las pruebas finales de Primaria, ESO y Bachillerato; refuerza la coordinación entre las diferentes etapas para establecer una mayor coherencia en el aprendizaje de los alumnos… Estas son algunas de las modificaciones, aunque no son todas.


En cuanto a la Formación Profesional podemos apreciar, a la espera del desarrollo del Currículo de los diferentes ciclos que realice cada Comunidad, principalmente dos modificaciones: la atención a los alumnos y alumnas con necesidad específica de apoyo educativo y las condiciones de acceso a los ciclos formativos.

La ley vigente no tiene muy en cuenta la importancia de centrarse en la diversidad del alumnado. Desde QFP siempre hemos considerado que todos los estudiantes pueden llegar a conseguir su propósito, sólo necesitamos las pautas que nuestro Departamento de Orientación nos facilita, a docentes y a alumnos, para conseguir un proceso de enseñanza-aprendizaje satisfactorio. El artículo 39 de la citada ley indica en el punto 7 que en los estudios de Formación Profesional se prestará especial atención a los alumnos y alumnas con necesidad específica de apoyo educativo manteniendo como uno de los principios de estas enseñanzas la inclusión educativa. Introduciendo el concepto de inclusión educativa y adaptaciones curriculares en algún caso.


Otra de las novedades es la posibilidad de realizar un curso preparatorio para acceder a un Ciclo Formativo de Grado Medio o Superior. Este curso está destinado a los alumnos que no cumplían hasta ahora los requisitos de acceso y será impartido por centros autorizados. La superación de la totalidad o de parte de estos cursos tendrá efectos de exenciones totales o parciales de la prueba de acceso tal y como especifica el Artículo 41 de la LOMLOE. Con esta opción se amplía la posibilidad de acceder a una titulación de Formación Profesional y se favorece a aquellos alumnos y alumnas que no tienen la titulación necesaria. Este alumnado solo tenía hasta la fecha la posibilidad de acceder mediante un examen en el que se “juegan”, una vez al año, la posibilidad de continuar con sus estudios.

Esta ley, como todas sus predecesoras, tiene como objetivo mejorar nuestro Sistema Educativo y enseñar al alumnado cómo funciona y evoluciona nuestra sociedad adaptándose a los cambios. Al fin y al cabo, de eso se trata la Educación, de conocer el mundo en el que vivimos e integrarnos en él, de mejorarlo. Y, aunque hay aspectos como los que mencionados anteriormente, que sí consideramos que son un paso hacia adelante,  todavía esperamos una ley que se haga desde las aulas y no desde los despachos, una ley que ponga de acuerdo a todos los partidos políticos, que no cambie con cada cambio de gobierno, una ley consensuada por todos, una ley de éxito.