Ciertamente se entiende al autónomo como uno de los regímenes laborales más castigados por las crisis, primero la del sector financiero y después la pandemia, pero es cierto que para muchos ha sido y sigue siendo una alternativa laboral muy atractiva si tienes talento, formación y ganas.

 

Antes de lanzarte al mundo laboral del autónomo debes de saber algunas cosas si quieres tener éxito.

 

En primer lugar, debes de conocer bien aquello a lo que te quieres dedicar. Si es una actividad profesional (contable, consultor, asesor…) o bien si quieres dirigirte a una actividad comercial.

 

Lo que debes tener muy claro es que vas a poder sacar adelante una actividad con rigor, dedicada y con conocimiento. Tú mismo vas a ser dueño de tu horario, de tu estilo en el trabajo y de tus decisiones. También debes tener muy claro que respondes de tus deudas con tu patrimonio personal presente y futuro, por lo que arriesgas todos tus bienes.

 

Los pasos a seguir son muy sencillos si tienes certificado electrónico, ya que te permitirá ahorrarte tiempo y muchos trámites.

 

En primer lugar, debes darte de alta en Hacienda mediante los modelos 036/037 y seguidamente darte de alta en la Seguridad Social en el régimen de autónomos “RETA”.

Debes de indicar cuándo y donde desempeñarás tu actividad, que puede ser perfectamente tu propia casa. De esta manera hasta podrás incluir en tus gastos una pequeña parte de los gastos como luz, agua o gas. Además, si no has sido nunca autónomo podrás gozar de bonificaciones durante el primer año, consiguiendo una tarifa plana en las cuotas de la Seguridad Social.

 

Llegados a este punto, ya puedes empezar a facturar, realizando con toda tranquilidad tu actividad y dedicándote a tu trabajo de lleno. Y eso, ya corre de tu cuenta con voluntad, habilidad, muchas ganas y porqué no decirlo, una pequeña componente de suerte.

 

Debes de saber también que deberás realizar tus declaraciones trimestrales y anuales de IVA con los modelos 303 y 390 y algún otro modelo si tienes operaciones internacionalmente. Además, deberás incluir en la declaración de la renta IRPF todos los ingresos derivados de la actividad a la que te estás dedicando y llevar al día todos tus gastos debidamente justificados para poder deducirte adecuadamente, siempre que estés en estimación directa y no por módulos.

 

Como ves, todos los trámites son perfectamente asumibles para cualquier persona que tenga un mínimo de formación. Si no tienes formación suficiente puedes estudiar Técnico Superior en Administración y Finanzas, en QFP, tenemos amplia experiencia impartiendo este ciclo (Pincha AQUÍ para más información) . O puedes delegarlo en un profesional con este perfil y pagar por sus servicios.